TRADUCIENDO GÉNERO NEGRO

Hoy vengo a hablaros sobre la que ha sido una de mis pasiones durante los últimos años: el género negro. Confieso que soy una total, completa y absoluta fan de todo lo relacionado con el esoterismo oscuro, los asesinatos difíciles de resolver –no se me asusten todavía, oigan– y las investigaciones policiales.

¿Qué es el género negro?

Podemos decir que las obras de este género tienen unos cuantos puntos en común o que, al menos, cumplen alguno de los siguientes requisitos:

  • Un detective que investiga casos de asesinatos sin resolver  –y si son de hace muchos años, mejor que mejor.
  • Un asesino psicópata y depravado que va por ahí aterrorizando a todo el mundo.
  • Una víctima que consiguió escapar o que sigue padeciendo su cautiverio.

También se caracteriza, tanto en literatura como en cine o televisión, por la rápida sucesión de los acontecimientos y por la variedad tan dispar de sus escenarios. Es decir, tan pronto nos encontramos en una comisaria como pasamos a un barrio marginado o a una zona de clase alta.

Algunos ejemplos de novela negra bastante conocidos son: El cartero siempre llama dos veces, de James M. Can; La ventana siniestra, de Raymond Chandler; o Pacto de sangre, también de James M. Can.

Sin embargo, desde hace unos años nos llegan sin parar novelas negras de escritores suecos. Se podría decir que la precursora de esta corriente de neo-noir –como he escuchado que lo llaman por ahí– es la archiconocida trilogía Los hombres que no amaban a las mujeres, del fallecido Stieg Larson. ¿Por qué esta corriente sueca? Pues ni idea. Supongo que les afecta tener tan pocas horas de luz… No, fuera bromas, a mí me gustan bastante algunas de ellas y os aconsejo las siguientes:

  • Todas las de la autora Camilla Läckberg –y ya van unas 7 en la serie de La princesa de hielo– de la editorial Maeva.
  • Cualquiera de los 4 libros de la serie Departamento Q, de Jussi Adler-Olsen, casualmente editados también por Maeva.
  • Asa Larsson también ha escrito varias novelas negras muy buenas. Las suyas se han editado en Seix Barral.

Y no sigo aconsejando porque necesitaríais otra vida para leerlo todo, que es lo que me pasa a mí. Pero vamos a lo que realmente nos interesa.

¿Qué dificultades presenta la traducción?

La verdad es que de momento –y digo de momento, oh, señores editores de España– no he tenido la oportunidad de traducir novela negra. Sin embargo, sí he tenido la suerte de haber traducido algo del género para televisión y he descubierto que trabajar en proyectos de ese estilo es una de las cosas que más me gusta del mundo.

La principal complejidad que presenta es que combina casi al 50% un vocabulario bastante sencillo con uno muy, muy, muy especializado. La documentación es primordial en este tipo de encargos porque nos enfrentamos continuamente a vocabulario relacionado con temas judiciales y policiales, amén de un sinfín de palabrejas bastante gore –y os aseguro que en más de una ocasión da hasta un poquito de repelús enfrentarse al texto. Otro punto fuerte a tener en cuenta en este tipo de traducciones son los cargos que desempeñan los profesionales del ejército o la policía y las instituciones que aparecen.

¡Atención! Recordad que desde 2010, la norma dice que los cargos, los títulos nobiliarios y demás se escriben en minúscula.

En fin, reconozco que ser una devoradora de género negro en todas sus formas me facilita mucho la labor a la hora de enfrentarme a este tipo de encargos. Estar tan familiarizada con el vocabulario específico agiliza mucho el trabajo y da bastante confianza.

¡Por cierto, se me olvidaba! Ya podéis ver la serie que os comentaba que he traducido. Va sobre asesinos en serie –apasionante si os gusta lo que os decía–, se titula ¿Nacidos para matar? y se emite en el canal Crimen&Investigación.

Y para terminar os aconsejo algunas otras que tampoco están nada mal:

  • Crímenes imperfectos.
  • Misterios sin resolver.
  • Informe criminal.
  • Las primeras 48h.

¡Sí! Ya sé que estoy un poco loca, pero soy inofensiva, os lo aseguro 😉

¡Felices traducciones!

Anuncios

Traduciendo para la tele: Docurrealities

Después de haber estado varios meses sin apenas poder levantar la vista de la pantalla, por fin he conseguido sacar un hueco para actualizar el blog.  El motivo de haber estado tan ocupada, sin embargo, ha sido estupendo: hace unos meses pasé la prueba de traducción de otro estudio de doblaje y me han estado mandando proyectos desde el mismo día en que me comunicaron que pasaba a formar parte de su equipo de traductores.

Hoy he querido hacer una recopilación de algunos de esos proyectos para poder hablar un poco sobre la traducción de docurrealities y sus principales características.

El primer encargo que recibí de este estudio fue este:

Serie que se emite en la cadena Xplora (ATRESMEDIA). En español se le ha llamado Vacaciones infernales.

Serie que se emite en la cadena Xplora (ATRESMEDIA) bajo el título de Vacaciones infernales.

¿Qué es un docurreality?

Supongo que el 99% sabéis ya qué tipo de programas son estos, pero explicaré en qué consisten para ese 1% que nunca haya visto ninguno.

Se emiten, por norma general, en todas las cadenas de la TDT (Xplora, Energy, Divinity, Discovery Max, etc.) y también en varios canales de pago. La característica principal de estas series es la utilización de voces superpuestas, es decir, se escucha de fondo el original y su duración suele ser de 30 o 40 minutos. Si esto lo aliñamos con unas cuantas palabrotas, con unos cuantos americanos dando gritos y con actividades un tanto sorprendentes, como por ejemplo subastas, montaje de figuras en la arena, venta trajes de novia a gente de lo más rara o casas de empeños… ¡Tachán! Ya tenemos un docurreality en toda regla.

¿Cómo se traducen?

La verdad es que la traducción de estos programas no es muy diferente a la de cualquier otra serie. Normalmente se cuenta con el guion original y con la imagen. Es cierto que en algunos casos podemos tener que trabajar sin uno de estos dos elementos, pero no es la tónica general. Eso sí, se traducen con algo más de libertad que los guiones para doblaje porque no tenemos que ajustar en boca.

Sin embargo, tienen una pequeña dificultad añadida: en estas series los personajes tienen mucho diálogo, se pisan unos a otros y hablan rapidísimo. ¿Eso qué significa? Más palabras a traducir y algo más de dificultad si nos piden que incluyamos también en nuestra traducción los TCR.

Asignación de proyectos

La asignación de proyectos por parte de los estudios suele hacerse de forma ordenada. Cuando entra algo nuevo se asigna normalmente a un solo traductor, pero si el proyecto tiene que entrar en producción con urgencia, se asigna a varios colaboradores. De ahí en adelante, el o los traductores del proyecto lo siguen siendo hasta el final.

Aunque, algunas veces, los traductores llevan varios proyectos a la vez y los estudios pasan parte del proyecto a otro traductor para sacarlo adelante.

En mi caso, gracias a esto, he podido hacerme cargo también de unos cuantos capítulos de una serie que ya lleva 4 temporadas emitidas en la cadena Xplora de ATRESMEDIA. Es esta:

Undercover Boss. El Jefe.

Undercover Boss. El Jefe.

¿Qué os parecen este tipo de programas? ¿Os gustan? ¿Los veis? ¿Los traducís? Se aceptan todo tipo de preguntas, experiencias personales y opiniones.

¡Felices traducciones!