Traduciendo para la tele: Docurrealities

Después de haber estado varios meses sin apenas poder levantar la vista de la pantalla, por fin he conseguido sacar un hueco para actualizar el blog.  El motivo de haber estado tan ocupada, sin embargo, ha sido estupendo: hace unos meses pasé la prueba de traducción de otro estudio de doblaje y me han estado mandando proyectos desde el mismo día en que me comunicaron que pasaba a formar parte de su equipo de traductores.

Hoy he querido hacer una recopilación de algunos de esos proyectos para poder hablar un poco sobre la traducción de docurrealities y sus principales características.

El primer encargo que recibí de este estudio fue este:

Serie que se emite en la cadena Xplora (ATRESMEDIA). En español se le ha llamado Vacaciones infernales.

Serie que se emite en la cadena Xplora (ATRESMEDIA) bajo el título de Vacaciones infernales.

¿Qué es un docurreality?

Supongo que el 99% sabéis ya qué tipo de programas son estos, pero explicaré en qué consisten para ese 1% que nunca haya visto ninguno.

Se emiten, por norma general, en todas las cadenas de la TDT (Xplora, Energy, Divinity, Discovery Max, etc.) y también en varios canales de pago. La característica principal de estas series es la utilización de voces superpuestas, es decir, se escucha de fondo el original y su duración suele ser de 30 o 40 minutos. Si esto lo aliñamos con unas cuantas palabrotas, con unos cuantos americanos dando gritos y con actividades un tanto sorprendentes, como por ejemplo subastas, montaje de figuras en la arena, venta trajes de novia a gente de lo más rara o casas de empeños… ¡Tachán! Ya tenemos un docurreality en toda regla.

¿Cómo se traducen?

La verdad es que la traducción de estos programas no es muy diferente a la de cualquier otra serie. Normalmente se cuenta con el guion original y con la imagen. Es cierto que en algunos casos podemos tener que trabajar sin uno de estos dos elementos, pero no es la tónica general. Eso sí, se traducen con algo más de libertad que los guiones para doblaje porque no tenemos que ajustar en boca.

Sin embargo, tienen una pequeña dificultad añadida: en estas series los personajes tienen mucho diálogo, se pisan unos a otros y hablan rapidísimo. ¿Eso qué significa? Más palabras a traducir y algo más de dificultad si nos piden que incluyamos también en nuestra traducción los TCR.

Asignación de proyectos

La asignación de proyectos por parte de los estudios suele hacerse de forma ordenada. Cuando entra algo nuevo se asigna normalmente a un solo traductor, pero si el proyecto tiene que entrar en producción con urgencia, se asigna a varios colaboradores. De ahí en adelante, el o los traductores del proyecto lo siguen siendo hasta el final.

Aunque, algunas veces, los traductores llevan varios proyectos a la vez y los estudios pasan parte del proyecto a otro traductor para sacarlo adelante.

En mi caso, gracias a esto, he podido hacerme cargo también de unos cuantos capítulos de una serie que ya lleva 4 temporadas emitidas en la cadena Xplora de ATRESMEDIA. Es esta:

Undercover Boss. El Jefe.

Undercover Boss. El Jefe.

¿Qué os parecen este tipo de programas? ¿Os gustan? ¿Los veis? ¿Los traducís? Se aceptan todo tipo de preguntas, experiencias personales y opiniones.

¡Felices traducciones!

Anuncios

Traductor freelance: yo me lo guiso, yo me lo como.

Pues bien, no hay mejor forma de empezar un blog dedicado a estos menesteres que hablando sobre qué pasos debemos seguir para empezar nuestra carrera profesional en solitario una vez hayamos finalizado nuestros estudios. Sí, sí, no me he confundido, he dicho en solitario.

Lo primero que debemos tener claro es que el traductor/intérprete autónomo trabaja, normalmente, en la soledad más absoluta (aunque yo lo llamo tranquilidad maravillosa) de su despacho. En el mejor de los casos, el traductor puede optar por adaptar una de las estancias de su casa para llevar a cabo su laboriosa tarea. En otros casos (no tan acertados) se trabaja en el escritorio que hay a un lado del salón, en la mesa que tenemos en el dormitorio, etc. Los expertos aconsejan que, ya que trabajamos desde casa, intentemos separar claramente los espacios en los que hacemos nuestra vida del espacio que utilizamos para trabajar. La explicación es sencilla: si disponemos de un lugar que utilizamos exclusivamente para traducir, cuando acabemos nuestra jornada laboral podremos levantarnos del escritorio, salir del despacho, cerrar la puerta y dejar dentro, metafóricamente hablando, todos los dolores de cabeza que nuestro trabajo nos genera (que no son pocos).

Algunos me diréis: oye, Alba, no tienes razón, yo he visto ofertas de trabajo para traductores in-house (que es el término que se utiliza para hablar de los traductores en plantilla, los que trabajan en empresas in situ). Vale, es verdad, me habéis pillado. Algunas veces se ofrecen puestos de trabajo de este tipo, pero estos traductores no son freelance, es decir, no trabajan por cuenta propia sino por cuenta ajena. Son traductores en plantilla. Esta figura suele ser característica en las empresas de videojuegos, en las que necesitan tener al traductor a mano y en las que la confidencialidad de los trabajadores es primordial.

Por lo tanto, la conclusión es clara: nosotros somos nuestros propios jefes. De ahí el título del post, nosotros solitos tenemos que sacarnos las castañas del fuego.

De esta conclusión se deriva otro de los asuntos más importantes que debemos afrontar al comienzo de nuestra vida laboral. Es muy muy muy importante (y añadiría muchos “muy” más) planificar la jornada laboral. Cierto es que podemos elegir nuestro horario, nuestros días de trabajo, nuestros descansos… pero deberemos respetarlos al máximo. A ver, que no digo que no podáis parar 5 minutos para poner una lavadora o algo por el estilo (ésta es la principal ventaja y a la vez inconveniente de ser el que trabaja desde casa), pero es importante respetar las horas de trabajo para que, cuando nos pidan un presupuesto, podamos calcular acertadamente el tiempo que nos va a suponer el encargo. De esta forma podremos cumplir sin problema con el plazo de entrega, podremos calcular la tarifa que debemos aplicar (en caso de ser un trabajo tarificado por horas) e incluso nos dará tiempo a revisar nuestro trabajo antes de enviárselo al cliente.

Siguiendo estos consejos básicos, reduciremos en gran medida el estrés (no necesitamos más presión añadida a nuestra, ya de por sí, estresante labor) y podremos afrontar cualquier encargo con un resultado perfecto garantizado.

¡Felices traducciones!