TRADUCIENDO GÉNERO NEGRO

Hoy vengo a hablaros sobre la que ha sido una de mis pasiones durante los últimos años: el género negro. Confieso que soy una total, completa y absoluta fan de todo lo relacionado con el esoterismo oscuro, los asesinatos difíciles de resolver –no se me asusten todavía, oigan– y las investigaciones policiales.

¿Qué es el género negro?

Podemos decir que las obras de este género tienen unos cuantos puntos en común o que, al menos, cumplen alguno de los siguientes requisitos:

  • Un detective que investiga casos de asesinatos sin resolver  –y si son de hace muchos años, mejor que mejor.
  • Un asesino psicópata y depravado que va por ahí aterrorizando a todo el mundo.
  • Una víctima que consiguió escapar o que sigue padeciendo su cautiverio.

También se caracteriza, tanto en literatura como en cine o televisión, por la rápida sucesión de los acontecimientos y por la variedad tan dispar de sus escenarios. Es decir, tan pronto nos encontramos en una comisaria como pasamos a un barrio marginado o a una zona de clase alta.

Algunos ejemplos de novela negra bastante conocidos son: El cartero siempre llama dos veces, de James M. Can; La ventana siniestra, de Raymond Chandler; o Pacto de sangre, también de James M. Can.

Sin embargo, desde hace unos años nos llegan sin parar novelas negras de escritores suecos. Se podría decir que la precursora de esta corriente de neo-noir –como he escuchado que lo llaman por ahí– es la archiconocida trilogía Los hombres que no amaban a las mujeres, del fallecido Stieg Larson. ¿Por qué esta corriente sueca? Pues ni idea. Supongo que les afecta tener tan pocas horas de luz… No, fuera bromas, a mí me gustan bastante algunas de ellas y os aconsejo las siguientes:

  • Todas las de la autora Camilla Läckberg –y ya van unas 7 en la serie de La princesa de hielo– de la editorial Maeva.
  • Cualquiera de los 4 libros de la serie Departamento Q, de Jussi Adler-Olsen, casualmente editados también por Maeva.
  • Asa Larsson también ha escrito varias novelas negras muy buenas. Las suyas se han editado en Seix Barral.

Y no sigo aconsejando porque necesitaríais otra vida para leerlo todo, que es lo que me pasa a mí. Pero vamos a lo que realmente nos interesa.

¿Qué dificultades presenta la traducción?

La verdad es que de momento –y digo de momento, oh, señores editores de España– no he tenido la oportunidad de traducir novela negra. Sin embargo, sí he tenido la suerte de haber traducido algo del género para televisión y he descubierto que trabajar en proyectos de ese estilo es una de las cosas que más me gusta del mundo.

La principal complejidad que presenta es que combina casi al 50% un vocabulario bastante sencillo con uno muy, muy, muy especializado. La documentación es primordial en este tipo de encargos porque nos enfrentamos continuamente a vocabulario relacionado con temas judiciales y policiales, amén de un sinfín de palabrejas bastante gore –y os aseguro que en más de una ocasión da hasta un poquito de repelús enfrentarse al texto. Otro punto fuerte a tener en cuenta en este tipo de traducciones son los cargos que desempeñan los profesionales del ejército o la policía y las instituciones que aparecen.

¡Atención! Recordad que desde 2010, la norma dice que los cargos, los títulos nobiliarios y demás se escriben en minúscula.

En fin, reconozco que ser una devoradora de género negro en todas sus formas me facilita mucho la labor a la hora de enfrentarme a este tipo de encargos. Estar tan familiarizada con el vocabulario específico agiliza mucho el trabajo y da bastante confianza.

¡Por cierto, se me olvidaba! Ya podéis ver la serie que os comentaba que he traducido. Va sobre asesinos en serie –apasionante si os gusta lo que os decía–, se titula ¿Nacidos para matar? y se emite en el canal Crimen&Investigación.

Y para terminar os aconsejo algunas otras que tampoco están nada mal:

  • Crímenes imperfectos.
  • Misterios sin resolver.
  • Informe criminal.
  • Las primeras 48h.

¡Sí! Ya sé que estoy un poco loca, pero soy inofensiva, os lo aseguro 😉

¡Felices traducciones!

Anuncios

2 pensamientos en “TRADUCIENDO GÉNERO NEGRO

  1. ¡Hola!
    A mí también me gustan mucho las novelas policíacas, y también creo que debe ser algo complicado traducirlas porque hay mucho vocabulario que no suele ser habitual usar en la vida cotidiana. Justo estos días estoy leyendo una novela de detectives en un idioma que aún estoy aprendiendo y tengo que estar buscando palabras en el diccionario todo el tiempo, así que sí, es complejo 🙂
    ¡Saludos!

    • ¡Hola Cíes!

      Muchas gracias por pasarte por el blog y por dejar tu comentario. La verdad es que sí es un tema complejo, pero nada que no se pueda sacar adelante con una muy buena labor de documentación. Si te gusta, te animo a que sigas leyendo ese tipo de novelas. A mi me parecen fascinantes.

      ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s